• INSTAR @ DOCUMENTA




    ¿Qué es INSTAR?, ¿Qué hace el instituto?

    El Instituto de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR) fue fundado en 2015 con el objetivo de utilizar el arte para la promoción de la alfabetización cívica y la justicia social en Cuba. Funciona como paraguas protector de otros colectivos cívicos y artísticos, y trabaja en la restitución de la memoria histórica a través de programas públicos y un archivo de historia oral. Factografía operativa, el proyecto de INSTAR para la documenta quince, toma como tema la legitimidad cultural. La documenta es una exposición quinquenal que confiere prestigio y legitimidad internacional a todos los que exponen en ella. Sin embargo, todos los artistas expuestos en este proyecto han sido censurados, estigmatizados y criminalizados por el régimen cubano. A través de cuatro componentes -un archivo, diez exposiciones cortas, un programa público y un proyecto de carteles- los visitantes de Kassel experimentarán una contranarrativa de la historia artística y cultural oficial de Cuba. El reconocimiento internacional entra así en conflicto directo con la legitimidad nacional.


    ¿Cuándo se creó el INSTAR?

    El Instituto de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR) nació el 20 de mayo de 2015 con una convocatoria abierta de la artista Tania Bruguera para una acción colectiva: la lectura continua de Los orígenes del totalitarismo (1951) de Hannah Arendt en el apartamento de Bruguera en Centro Habana mientras estaba bajo arresto domiciliario. El estudio clásico de Arendt revela las formas de operar de los regímenes totalitarios y tiene una relevancia permanente para la comprensión de la política cubana.

    La primera acción de INSTAR, esta lectura continua, fue la culminación de la campaña #YoTambiénExijo, creada por Bruguera y un grupo de ciudadanos cubanos en diciembre de 2014. Su objetivo era exigir al régimen cubano transparencia sobre la distensión entre Cuba y Estados Unidos que Castro y Obama habían anunciado ese mes. En pocos días, el hashtag #YoTambiénExijo aglutinó a más de 20.000 personas en las redes sociales, activando un espacio cívico que reunió a cubanos dentro y fuera de la isla, que debatieron sobre el futuro del país así como sobre el papel que juegan el arte y los artistas en la sociedad.


    ¿Cómo funciona el INSTAR?

    INSTAR opera en los márgenes entre la práctica artística y el activismo. Su sede, un edificio en el centro de La Habana, se utiliza como base para la promoción de la alfabetización cívica y la justicia social en Cuba. Su estructura funciona mediante la organización colectiva y el consenso, creando un modelo a pequeña escala para el futuro de la isla. Sus valores son la transparencia institucional, la libertad de expresión, la observancia de los derechos humanos, la tolerancia cero a la discriminación y el cumplimiento de los derechos laborales (incluyendo horarios y salarios justos, y entornos laborales habitables para las familias monoparentales). El INSTAR también concede Premios y Becas para el apoyo financiero de la práctica artística y activista independiente en Cuba.

    INSTAR es el acrónimo del Instituto, pero también es un verbo que en español significa instigar, convocar, exhortar, incitar y animar.


    ¿Cuál es el proyecto del INSTAR para la documenta quince?

    El proyecto de INSTAR para la documenta quince, Factografía Operativa, utiliza cuatro formatos expositivos simultáneos:

    1) Un archivo, situado en el Kabinett 2, que crece cada día gracias a la aportación y colaboración colectiva. Este tipo de archivo en expansión no sólo refleja nuestro interés por la performatividad de los datos; también refleja nuestro objetivo de abordar una historia que ha sido mutilada y cuya recuperación sólo puede lograrse a través de la memoria colectiva, que también es siempre incompleta.

    2) El uso deliberado y táctico del cubo blanco como espacio alienado. Las connotaciones históricas de la galería del "cubo blanco" como espacio de exhibición modernista ayudan a conferir valor y visibilidad a prácticas que han sido distorsionadas y/o borradas por el régimen cubano.

    3) La plaza del INSTAR como contraespacio público, zona de paso y encuentros fortuitos. El espacio público en Cuba está controlado por el régimen, que en los últimos años ha creado una serie de decretos ley (349, 370, 35) que determinan lo que se puede y no se puede hacer en público. La Plaza del INSTAR acoge un programa público de debates, talleres, conferencias y reuniones. El telón de fondo de la plaza es un facsímil de un mural histórico de los años 80 de Carlos Cárdenas y un mural nuevo encargado a Hamlet Lavastida que muestra el plano de la sede de la Policía Secreta del Estado.

    4) Una serie de carteles que anuncian cada iteración del proyecto y que funcionan como una exposición dispersa por Kassel. Las imágenes utilizadas son obras de arte censuradas por el régimen desde los años 60 hasta hoy. Nuestra esperanza es que la Factografía Operativa, a pesar de centrarse en el contexto cubano, pueda proporcionar también herramientas para entender las dinámicas y contradicciones de los regímenes autoritarios de todo el mundo.


    ¿Qué es la Factografía Operativa?

    El título del proyecto de INSTAR para la documenta quince, Factografía operativa, es deudor de la práctica del poeta, periodista y dramaturgo constructivista soviético Sergei Tretiakov (1892-1937). Tretiakov creía que los artistas no sólo debían reflejar la realidad, sino también dar forma a sus condiciones económicas y laborales. Durante dos años, Tretiakov vivió en un koljoz (granja colectiva) en el Cáucaso Norte y se dedicó a tareas administrativas como la edición de un periódico y a trabajar con los agricultores en el inventario, la alfabetización y la contabilidad. También ideó una herramienta informativa que llamó "factografía operativa": un periódico mural que ayudaba a la comunidad a coordinar y visualizar sus múltiples actividades.


    ¿Cuáles son los objetivos del INSTAR en la documenta quince?

    INSTAR utiliza la idea de Tretyakov de la factografía operativa para lograr dos objetivos.

    El primero es dar visibilidad a las prácticas artísticas y culturales independientes que han sido excluidas, censuradas, estigmatizadas y criminalizadas por el régimen cubano. A su vez, este gesto nos permite cuestionar la lógica de la legitimación cultural, y su uso como instrumento político, de forma más general. En Cuba, la legitimación cultural es un mecanismo para premiar la obediencia y la complicidad de los intelectuales con los gobernantes. Como consecuencia, los productores culturales independientes y autónomos, que muestran un punto de vista diferente al impuesto por el régimen, son devaluados, desfinanciados y finalmente borrados de la historia cultural del país.

    La segunda es mostrar que la vida cultural en Cuba nunca podrá ser otra cosa que una imagen parcial e incompleta, tanto para el público internacional como para los espectadores locales. Los visitantes de Kassel no podrán ver todo el proyecto, ya que el archivo está en continuo crecimiento, la exposición se divide en diez iteraciones, el programa público nunca se repite y los carteles son efímeros y contingentes.


    Créditos

    INSTAR es Anaeli Ibarra, Aminta D'Cardenas, Camila Lobon, Chris, Claudia Patricia Olivera, Gretell Domenech, Juliana Rabelo, Leila Montero, Leonardo Otaño, Marta Maria Ramirez, Solveig Font, Tania Bruguera, y Ulises Padrón. Murales de Carlos Cárdenas y Hamlet Lavastida.


    El equipo del INSTAR quiere agradecer:

    - El aporte de artistas, intelectuales y colegas que han colaborado en el contenido del archivo.

    - Otros proyectos en Cuba que han acompañado a INSTAR durante los últimos años de activismo: Espacio Aglutinador, Peña del Júcaro Martiano, Cubalex, El Toque, Inventario, Justicia 11J, y medios independientes como El Toque, Rialta, El Estornudo, No Country Magazine, Hypermedia Magazine, La Maleza, La Revista de la Vagancia, Diario de Cuba, Cubanet, Cibercuba.

    - Los organizadores de cada una de las iteraciones que se mostrarán en Kassel: Sandra Ceballos, José Luis Aparicio Ferrera, Joaquín Badajoz, Natalia Zuluaga y Gean Moreno, Amaury Pacheco, Samuel Riera, Derbis Campos-Hernández, Michel Matos y Nara Mansur.

    - Los principales organizadores de este proyecto: Clara Astiasaran, Tania Bruguera y Ernesto Oroza.


    ¡Libertad para los presos políticos cubanos!

    INSTAR



























  • PROGRAMACIÓN