• DATOS DE INTERÉS

    INVITADO:
    Fernando Ruiz

    ANFITRIONA:
    Juliana Rabelo


    Sinopsis:

    Fernando Ruiz habla sobre la persistencia de los luchadores de la democracia en Cuba desde la hora cero del comienzo de la dictadura como una señal de victoria. Después de acompañar la experiencia de la construcción de la democracia en Cuba, observa que hay un humus democrático, unas semillas democráticas bajo el techo de la dictadura. Alerta que la futura democracia que va a llegar va a estar condicionada por las formas que usa hoy la disidencia en las bases de las prácticas colectivas: políticas y culturales.

    Introduce los conceptos de duplicación de la sociedad (la batalla no es solo política, en el sentido de partidaria, sino que se da en cada microespacio de la sociedad), micro derechos (micropasos para que se pueda estar cada vez más cerca de la llegada de la democracia) y standing público (capacidad de hablar y ser escuchados tanto internamente como fuera). Los nuevos espacios de sociabilidad ya anuncian un cambio político.

    Otras ideas de la charla son que hay una institucionalidad nueva que se está consolidando y puede ayudar a generar una mayor solidez del proceso disidente. Recomienda que las figuras, los referentes de la disidencia tienen que estar cada vez más subordinados a marcas, a organizaciones, a movimientos que trasciendan a las personas. ¿Cómo empezar a hilvanar más la disidencia individual con el trabajo colectivo? Se trata de comunicarse con el resto de la sociedad cubana, la conexión horizontal, buscar la fuerza de los lazos débiles con una agenda de proximidad y de cuidado. La democracia en acción e interacción que se está promoviendo es un régimen de cuidado de los otros y de los próximos. Se precisa discursos desde abajo que remuevan los discursos anticuados a través de discursos renovados como ha hecho el movimiento de los artistas.

    A estas alturas está mucho más claro que la oposición no es entre izquierda o derecha sino entre democracia o dictadura; y que la revolución está agotada. Cuba no es más una fábrica de ideas revolucionarias para el mundo. Se debe desligar ese recuerdo del apoyo a la construcción efectiva y real de un futuro democrático.


    Biografía:

    Fernando Ruiz es autor de un libro de investigación sobre el periodismo independiente en Cuba. Terminó encarcelado por los agentes de la policía política en Cuba, que le decomisaron todo el material grabado.

    A Ruiz no le resulta difícil definir cuál es el debate central en torno a Cuba: “No es un debate entre izquierda y derecha, sino entre democracia y dictadura”, afirma para agregar: “No ha terminado el proceso de democratización en América Latina, y Cuba es el límite mental de la democratización de la izquierda latinoamericana”.









  • VIDEO



    Cómo comunicar que la revolución es la democracia.